martes, 27 de octubre de 2009

on the record

aún en la muerte
tenía algo para decirme

el gesto de lo inerte
burlándose de mi
para siempre

7 comentarios:

Jenaro dijo...

Qué costumbre tan salvaje...


¡Qué costumbre tan salvaje esta de enterrar a los muertos!, ¡de matarlos, de aniquilarlos, de borrarlos de la tierra! Es tratarlos alevosamente, es negarles la posibilidad de revivir.

Yo siempre estoy esperando a que los muertos se levanten, que rompan el ataúd y digan alegremente: ¿por qué lloras?

Por eso me sobrecoge el entierro. Aseguran las tapas de la caja, la introducen, le ponen lajas encima, y luego tierra, tras, tras, tras, paletada tras paletada, terrones, polvo, piedras, apisonando, amacizando, ahí te quedas, de aquí ya no sales.

Me dan risa, luego, las coronas, las flores, el llanto, los besos derramados. Es una burla: ¿para qué lo enterraron?, ¿por qué no lo dejaron fuera hasta secarse, hasta que nos hablaran sus huesos de su muerte? ¿O por qué no quemarlo, o darlo a los animales, o tirarlo a un río?

Habría que tener una casa de reposo para los muertos, ventilada, limpia, con música y con agua corriente. Lo menos dos o tres, cada día, se levantarían a vivir.

Jaime Sabines

Jenaro dijo...

Si bien Jaime Sabines no "santo de mi devoción", cuando leí tu texto lo recordé. Me gusto muchísimo (me refiero al tuyo)

cristina dijo...

hey buena nota, y bueno ya que estamos te paso este, ademas lo prefiero:

Me pregunto

Definitivamente este es mi rostro de hoy.
Ojeras marcadas, pelo desparejo;
los labios hinchados. Nada más.
Me pregunto, porque puedo hacerlo,
cómo será tu rostro de hoy;
mientras tu corazón late al revés,
hace ya cuatro años
bajo la tierra.

fabian casas

Anna Matteucci Wo Ching dijo...

fok...

Jenaro dijo...

ufff sí!!! ese está bien ácido!!! Gracias por la referencia, no conocía a ese fabián casas

Silvia Piranesi dijo...

hasta ahora veo tu blog! no lo conocía.. pos seguiré visitándote.

cristina dijo...

hola!.. dale, seguí visitando, que gusto, saludos!